jump to navigation

Dios mío, Ericsson regala portátiles!!! 14 diciembre 2006

Posted by Jesús in General.
202 comments

La verdad, a estas alturas pensaba que ya lo había visto todo en lo que respecta a cadenas de e-mails, pero hoy me ha llegado una que lo supera todo (pego tal cual con faltas y todo, sólo he quitado las gorrinadas del e-mail):

La sociedad Ericsson distribuye gratuitamente ordenadores portatiles con la intencion de contrarrestar a NOKIA, que ha hecho lo mismo. Ericsson desea aumentar su popularidad. POr este motivo Ericsson distribuye gratuitamente el nuevo portatil WAP. Todo lo que hay que hacer es enviar este e-mail a ocho de sus conocidos. En aproximadamente dos semanas, recibiras un Ericsson T18. Si el mensaje es enviado a “0 personas o mas, puedes recibir un Ericsson R320

Importante, eviar una copia del e-mail a anna.swelung@ericsson.com.
Insisto, no es una broma, asi que regalate un portatil.
Buena suerte.
Saludos.

Uf, es que no sé ni por dónde empezar… 🙂 . ¿Puede haber alguien que se crea esto? Pues sí señores, ya que si me ha llegado es porque alguien lo ha reenviado (y además con copia adjunta a la señora (o señorita) Anna Swelung, por lo que imagino que en estos momentos estará todo feliz contando las horas hasta recibir su ansiado “portátil WAP”). En fin, me cuesta creer que la gente que reenvía estas cosas no se pare a pensar en un par de cositas:

  • Ericsson hace muuuuucho que no existe, se fusionó con Sony hace eones.
  • Ninguna compañía mínimamente grande escribiría sin acentos, y con 2-3 faltas de ortografía por frase.
  • Y, ni mucho menos, reconocería que hace una campaña en respuesta a otra de su rival (¿cuándo ha visto nadie algo tipo “Coca cola ofrece 2×1 en refrescos porque Pepsi también lo hace”?

En fin, supongo que la gente aplica el razonamiento de “¿y si fuera verdad? Total no cuesta nada…”, pero, ¿realmente no cuesta nada? Se me ocurren varias posibilidades sobre el origen de este mensaje:

  1. Es una promoción fidedigna de Ericsson. Hay que ser muy pánfilo para ver que esto no tiene pies ni cabeza, pero bueno.
  2. Es una coña que han montado los compis de trabajo de la srta Swelung para hacerle una putada e inundarle el correo de peticiones. Dada la situación, lo más probable es que Ms Swelung se haya cortado las venas, lo cual explica por qué la dirección de e-mail no existe ya.
  3. La cosa es un tinglado para captar direcciones de e-mail a las que bombardear luego con edificantes mensajes publicitarios tipo “Enlarge your penis“, “Buy Viagra cheap” o “Get laid fast“. Además, en este caso ya no hace falta ni extraer los mails de las crípticas cabeceras de los mensajes, ya que cada cual, muy amablemente, le envía una copia de su e-mail directamente al spammer para facilitarle el trabajo. Sinceramente creo que es la opción más probable.

En todo caso, y aun suponiendo que esto fuera verdad, ¿realmente alguien quiere alguno de esos móviles? Me he parado a buscarlos un poco, y tanto el T18 como el R320 son lo más de lo más en tecnología, aproximadamente de cuando Franco iba en bicicleta: pantalla de texto de por lo menos 2 líneas (en b/n, of course), y no me extrañaría que tuviesen hasta tonos monofónicos. Además, deben pesar en torno al medio kg y tienen un tamaño respetable que hace difícil perderlos. Vamos, el sueño de todo usuario de móvil que se precie… 😉

Anuncios

Configurar un stick USB para ver la TDT en Linux 9 diciembre 2006

Posted by Jesús in Informática, Linux.
10 comments

El otro día, después de mucho tiempo rondándome la cabeza lo de ver la TV en el ordenador, me compré por fin un stick USB para sintonizar canales de la digital terrestre. Como soy linuxero desde hace ya bastante, un tema que me preocupaba era que el bicho estuviese soportado, por lo que consulté previamente en LinuxTV.org, y finalmente me compré un Redbell TDT-2Go por 40 y pocos euros.

Teniendo en cuenta que las distros de linux últimamente hacen ya muchas filigranas, yo me esperaba que el proceso sería simplemente enchufar el cacharro, y mi flamante Ubuntu Dapper se encargaría de todo… Pues mi gozo en un pozo, al enchufarlo apenas si sale una línea en el registro del sistema, diciendo que hay un nuevo dispositivo USB, y listos, nada más. Después de investigar un poco he conseguido hacerla marchar, y para facilitarle la vida a alguien que esté en la misma situación pongo a continuación los pasos a seguir. Básicamente, todo está explicado aquí, pero bueno, lo re-explico un poco adaptándolo a mi caso:

  1. Preparar el sistema. Como los drivers DVB, que al estar muy activamente desarrollados cambian bastante y casi seguro que la versión que tengamos no sirve. Para ello, conviene bajarse el último snapshot CVS, sólo que esta gente no usa CVS sino un tal Mercurial. Por tanto, lo primero es instalarse el Mercurial y alguna cosilla más (porque también va a tocar compilar). En Ubuntu, sería simplemente aptitude install mercurial linux-headers-$(uname -r) build-essential.
  2. Bajarse la última versión de los drivers haciendo un hg clone http://linuxtv.org/hg/v4l-dvb
  3. Compilarla e instalarla, con make y make install (este último como root o con sudo, of course).
  4. Ahora ya tenemos los drivers puestos, pero resulta que estos cacharrines también necesitan un firmware. No hay problema, podemos consultar qué firmware lleva nuestro trasto aquí, y bajárnoslo de aquí o aquí. Al que se líe y no tenga claro cuál escoger, que no se preocupe, el propio driver se queja si no encuentra el firmware, y lo indica en el log de sistema. Una vez lo tengamos en nuestras manos, hay que copiar el firmware a /lib/firmware (al menos en Ubuntu, en otras distros puede ser otro sitio).

Y con esto está todo. Un reinicio por si las moscas, y ahora al insertar el cacharrín debería reconocerlo y cargar el firmware correspondiente. Eso normalmente hace que se encienda alguna lucecita, pero en todo caso podemos hacer un cat /var/log/syslog para ver exactamente los mensajes que emite el driver, por si hubiese algún error.

Ahora que ya funciona, al abrir, por ejemplo, kaffeine debería preguntarnos cuatro cosas sobre el aparato (como la zona en la que vivimos, etc.) y permitirnos buscar canales y, por supuesto, verlos 🙂 .

En fin, que bien está lo que bien acaba, pero no dejo de estar un poco decepcionado de, a estas alturas, tener que recurrir a estos trabajos de fontanería para hacer funcionar algo que, en Windows, se hace con tres clics de los de  Siguiente->Siguiente->Siguiente. Y tampoco es que haya nada propietario de por medio que impida que las distribuciones lo automaticen todo, ya que todos los drivers son libres, pero bueno, a ver si se ponen las pilas y en la Ubuntu 8.xx lo hacen ya automático…

La guerra de las salamandras 7 diciembre 2006

Posted by Jesús in Comentarios de Libros, Libros.
add a comment

Hace un tiempo estaba leyendo el típico artículo sobre los 50 libros imprescindibles de la ciencia-ficción, cuando me encontré con este La guerra de las Salamandras, de Karel Capek. El caso es que no me sonaba ni el título ni el autor, y en vista de que lo ponían como uno de los grandes clásicos del género, hice lo posible por agenciármelo y leerlo.

En la ciencia-ficción, el contacto con razas extraterrestres inteligentes es un tema bastante recurrente. Ahora bien, ¿qué pasaría si la raza inteligente resulta estar en nuestro propio planeta? Esto es lo que sucede en La guerra de las salamandras, cuando se descubre una raza de salamandras con una inteligencia notable, capaz de utilizar herramientas, hablar y, en definitiva, con tanto potencial como los humanos. A partir de aquí, se muestra cómo reacciona la humanidad ante esta situación, primero aprovechándose de las salamandras, luego haciendo tímidos intentos de concederles derechos, y finalmente llegando a lo inevitable: la guerra entre las dos especies.

En realidad, todo el libro es una fábula irónica sobre la humanidad, ya que hay paralelismos evidentes entre el trato a las salamandras y el que se le daba a los negros en siglos pasados, empezando por una esclavitud total, en la que las salamandras son simples propiedades, hasta las primeras reivindicaciones de derechos. Por otra parte, la forma en que está escrito el libro me recordó bastante a libros de John Wyndham, como Los cuclillos de Midwich o El misterio de las profundidades, en el sentido de que la historia se narra a escala muy global, describiendo cómo evoluciona la sociedad mundial en función de los cambios forzados por el elemento de turno (las salamandras aquí, o los niños pseudo-extraterrestres o los krakens en los libros de Wyndham). También influye el hecho de que, en ambos casos, son libros escritos hace ya bastantes años y describen una sociedad muy diferente a la actual.

En definitiva, me ha parecido un libro con un enfoque muy interesante y muy bien llevado a cabo, que sin duda se merece su sitio entre las 50 obras imprescindibles de la ciencia-ficción.

Montando un servidor de ficheros y P2P con un Linksys NSLU2 1 diciembre 2006

Posted by Jesús in Informática, Linux.
1 comment so far

Hasta hace no mucho, creo que mi configuración informática era bastante estándar: un ordenador encendido todo el día, más que nada para poder bajar cosas del eMule (aMule en mi caso), que es un tanto remolón y requiere de su tiempo para funcionar bien, y que también hacía de servidor de ficheros para otros PCs de la red. Ahora bien, un ordenador promedio consume en torno a los 100-150W, por no hablar del ruido que hace. Así las cosas, empecé a plantearme si no podría usar un ordenador chiquitín simplemente para servir ficheros y tener el aMule, reduciendo el consumo y el ruido. Investigando un poco, vi que había diferentes direcciones por donde tirar:

  1. Montar un ordenador a propósito para eso. En realidad es lo que ya tenía, o sea que no.
  2. Montarse un ordenador de muy bajo consumo, por ejemplo con un Via C3 (que no necesita ni ventilador). El problema es que sale algo caro, y requiere cacharrear bastante.
  3. Usar un dispositivo específico… o más o menos

Al final tiré por esta última, y me compré un Linksys NSLU2. No es que sea un ordenador de propósito general, sino que más bien es un servidor de ficheros al que se le enchufa un disco duro USB y permite acceder remotamente a ellos por Samba/NFS. Aunque no sea un ordenador genérico y lleve su propio firmware, es posible instalarle linux y cacharrear todo lo que se quiera. Además, tiene un tamaño ínfimo (algo así como una caja de CD) y apenas consume 9W.

Por tanto, me puse manos a la obra y, siguiendo estas instrucciones, le instalé una Debian a la criatura. Una vez instalado el sistema operativo, y gracias a las bondades de apt-get, instalar un servidor de ficheros y el aMule fue cuestión de, literalmente, dos comandos, por lo que la cosa es bastante fácil. Eso sí, me aseguré de instalar la versión no gráfica de aMule, ya que total no iba a instalar ningún entorno gráfico y tampoco es que el NSLU2 tenga recursos como para desaprovechar memoria.

¿Las conclusiones del proceso? Primero las positivas:

  • El hecho de poder apagar el ordenador “grande” y aún así tener ficheros compartidos y aMule se agradece, tanto por el consumo por la disminución de ruido. Vale que el disco duro externo hace algo de ruido, pero lo que es el NSLU2 no tiene ni ventiladores ni nada, y hace el mismo ruido que, pongamos, un router (o sea, nada).
  • Al hacer tan poco ruido y gastar tan poco, se puede tener encendido las 24h, por lo que las cosas del aMule bajan mejor.

Pero no todo es bueno:

  • Al conectarse el disco duro externo a través de USB, el acceso es algo lento, no ya por el USB en sí (que con 480 Mbps más o menos da de sí), sino porque las transferencias USB requieren mucha CPU y no se pueden usar argucias tipo DMA como sí se hace con discos IDE. Así las cosas, la velocidad de transferencia está en los 3 MB/s, que es algo pírrico comparado con usar un disco IDE normal, pero bueno, salvo para copiar ficherotes grandes ya va bien.
  • El cacharro no anda sobrado de recursos, precisamente. La CPU es de 100 y algo MHz, aunque más o menos da de sí. Más problemática es la memoria, ya que sólo tiene 32 MB y el aMule va bastante justito. De hecho, si bien nada más arrancar va bastante bien, cuando lleva un rato el uso del swap es considerable, con el consiguiente aumento de ruido y el desgaste del disco duro. No estaría mal disponer de, por lo menos, 64 MB, pero la memoria no es actualizable, qué le vamos a hacer.

Para hacer aún más silencioso el aparatejo, hay quien instala el sistema operativo en un stick USB, de manera que al disco duro sólo se accede para escribir y cuando está swapeando. Llevando esto más allá, también se puede usar un stick USB para hacer swap, de manera que el ruido cesa casi totalmente. El problema es que los sticks USB tienen un número de ciclos de escritura limitados, por lo que haciendo swap en ellos duran poco. De todas formas, en mi caso, y teniendo en cuenta que tengo bastantes sticks tirados por ahí, tengo un cron montado de manera que de día hace swap al disco duro, y por la noche cambia al stick USB, que uno es sensible a los ruiditos para dormir :-).

En definitiva, estoy contento con resultado, aunque si volviese a empezar seguramente usaría otra cosa, con algo más de RAM y conexión IDE para los discos duros. Ahora mismo, creo que lo mejor sería una placa con un Via C3, que va a unos 500 MHz, tiene tanta RAM como le queramos poner, y un interfaz IDE normal y corriente. Lo malo es que, entre placa, caja y fuente, sale por unos 200-250 eur, cuando el NSLU2 cuesta 99 eur. Lástima que los señores de Linksys no se planteen un NSLU2++ o NSLU3 un poco más dopado…